El terremoto más letal de la década, que afectó al sur de Turquía y el norte de Siria, sigue causando estragos y los equipos de búsqueda trabajan día y noche con el objetivo de rescatar personas bajo los escombros. Según los últimos reportes, ya son más de 11 mil las personas fallecidas y más de 55 mil las heridas.

No obstante, este tipo de desastres naturales no son una novedad para los ciudadanos de esa zona del planeta, esto, ya que al igual que Chile, el suelo turco se encuentra sobre lo que se denomina una “tectónica de placas”, por lo que los movimientos telúricos son recurrentes.

Pero, ¿En qué se diferencia con Chile?

En el caso de Turquía, son cuatro las placas que convergen en su territorio, Anatolia, Arábiga, Euroasiática y Africana, mientras que Chile se encuentra por sobre la masa rocosa de Nazca y Sudamérica.

gw.com
gw.com

Sin embargo, ¿por qué un sismo de igual intensidad provoca más daños en el país europeo que en nuestro país? La respuesta tiene que ver con el tipo de construcciones que existen en cada nación en la actualidad.

Ambos territorios deben lidiar con miles de sismos cada año, pero debido al alto coste de una edificación antisísmica y una nula reglamentación al respecto, Turquía no está preparado de buena forma para un terremoto, mientras que en Chile sí existe una normativa.

En síntesis, Chile cuenta con una normativa que permite que las construcciones estén, de cierta manera, preparadas para eventos de estas características. Esto genera que sea difícil que se derrumben ante un sismo de mediana o gran magnitud. No obstante, hay que destacar que esto puede variar dependiendo también de la profundidad del movimiento telúrico.

El sismólogo Stephen Hicks, del University College de Londres (UCL), hizo hincapié en este punto y señaló a Infobae que las normas de construcción hacen que Turquía se vuelva más vulnerable ante estos episodios, en comparación a Japón, que cuenta con una regulación más estricta.

Una comparación

El terremoto ocurrido el 27 de febrero de 2010 en nuestro país, con epicentro en la región del Biobío, y que alcanzó una magnitud 8.8 según diversas mediciones, le quitó la vida a 525 personas y afectó a más de 2 millones de chilenos.

Por otro lado, el reciente episodio sucedido en la provincia de Kahramanmarash, de magnitud 7.8afecta a casi 23 millones de personas, según la OMS, cuenta con más de 11 mil personas fallecidas y, por último, destruyó cientos de miles de edificaciones.

Pese a que Chile soportó una catástrofe con una magnitud superior, la tragedia que afectó a Turquía el pasado lunes ha sido, considerablemente, más dañina en términos de pérdidas humanas y en el colapso de construcciones a causa del sismo.

 

 

Créditos: meganoticias.cl