Al igual que ocurre con los vasos, llega un punto en que no importa que tanto escobilles, o que tan abrasivos sean las escobillas que utilizas, los artículos del baño se ven turbios o nublados. Esto ocurre por la acumulación de manchas de agua.

Ellas ocurren por la calidad del agua en la región en que vivimos. Mientras más “dura” sea, o sea, que mientras más minerales como el hierro, magnesio y calcio concentre, más turbio se verá.

Es lo mismo que ocurre con el sarro dentro de los hervidores, el que se forma por la acumulación y los cambios de temperatura de los minerales.

¿Cómo las puedo quitar?

Shutterstock

Ya sabes por qué aparecen, ahora solo te falta conocer cómo quitarlas. Si eres fanático de la limpieza, probablemente lo intuyes, ya que el ingrediente clave es uno de los más usados en los tips de aseo: el vinagre blanco.

Ahora, dependiendo del artículo que quieras limpiar, deberás modificar la forma de aplicarlo, para hacerte la vida más fácil.

Si las manchas las tienes en la ducha, puedes preparar una mezcla con dos partes iguales, una de agua y otra de vinagre. Con una botella con rociador la aplicas sobre las manchas y dejas actuar durante 15 minutos antes de limpiar con un paño y, posteriormente, con tus artículos de limpieza habituales.

Shutterstock

Lo mismo puedes hacer con el interior del lavamanos, si es que notas manchas de agua.

Ahora, en el caso del cabezal, teléfono o challa de la ducha, debes asegurarte de que esta quede sumergida en una mezcla de vinagre diluido en agua y puedes escobillarlo con la misma mezcla.

Si el problema está en la llave del lavamanos, entonces ocurre algo similar, pero este artículo es difícil de sumergir. En este caso, desde Good House Keeping sugieren sumergir una toalla o paño en la misma mezcla y enrollarlo para que moje el lavamanos durante unos 10 minutos.

Una vez que transcurra el tiempo, puedes escobillar, limpiar y enjuagar como lo haces regularmente.

 

 

Creditos: meganoticias.cl