El legislador indicó, que se aprobaron tres indicaciones, relacionadas con la comisión del delito. “Esperamos poder llevar el proyecto a sala durante el mes de julio”.

La tarde de este jueves, se dio inicio a la discusión y votación en particular del proyecto de ley impulsado por el diputado Miguel Mellado (RN), que modifica el Código Penal para tipificar el delito de sustracción de madera y habilitar el uso de técnicas especiales de investigación para su persecución.

“Avanzamos en tres indicaciones en la tramitación en particular en el delito de sustracción de madera, uno de ellos es que se definió la madera como tronco, trozas de madera y los vehículos motorizados o herramientas que utilicen en la comisión de esos delitos. También se aprobó una indicación muy importante, que se refiere a quien sea habido en predios ajenos, en faenas destinadas a la tala de árboles, esa persona va a tener una pena y será sancionado, así como también quien falsifique maliciosamente y haga uso de certificados falsos para obtener las guías de despacho”, explicó el legislador tras la sesión de la Comisión, que continuará con la tramitación del proyecto luego de la semana distrital.

“Logramos avanzar en indicaciones muy importantes, porque no solo se trata del tránsito de la madera robada, sino que también el hecho de que personas estén en predio ajeno como sucede hoy en La Araucanía, cortando la madera y apilándola, para que después lleguen los camiones y poder transportar y reducir esa madera robada”, manifestó el diputado Mellado.

La iniciativa, incorpora la nueva figura de substracción de madera al Código Procesal Penal, abarcando tanto el robo como el hurto, aplicando las penas que correspondan a cada uno de ellos, agregando que cuando las especies substraídas superen las 5 UTM, se anexa una pena de multa de 75 a 100 UTM. Además, sanciona con la pena de presidio menor en su grado mínimo o multa de 20 a 50 UTM, al que porte herramientas empleadas en la corta o tala de bosque sin justificar suficientemente su tenencia.

Según indicó el diputado Mellado, el delito ha registrado un crecimiento sostenido que ha ocasionando daños por 68 millones de dólares. “Ya dejó de ser un robo hormiga, sino que hay bandas organizadas, con maquinarias de alto costo e incluso armadas, para cometer este delito, que mueve entre 15 a 20 millones de dólares al año. Hoy no se cuenta con las herramientas óptimas para combatirlo, y falta una ley específica que fije sanciones”.