56 años de trayectoria celebra el emblemático Liceo Industrial de Temuco, el cual es administrado por la corporación SNA Educa, desde el año 2013.

La corporación perteneciente a la sociedad nacional de agricultura, posee además una red de 20 establecimientos técnico profesional distribuidos desde Alto Hospicio hasta Coyhaique, por lo que los desafíos son cada vez mayores, según aseguró el Gerente SNA Educa, Arsenio Fernández Calatayud: “Nos enfrentamos a una sociedad compleja con variadas exigencias en temas de formación de capital humano. Para responder de manera adecuada como formación técnica hemos establecido desde los inicios una estrecha vinculación con el mundo del trabajo y comunidad”. Es por esto que cada establecimiento perteneciente a la red cuenta con un consejo asesor empresarial que participa de la gestión del establecimiento, así como de la actualización de los programas de estudio fortaleciendo con ello su pertinencia.

Hoy y en medio de tiempos complejos, el Liceo Industrial de Temuco, mantiene su compromiso de velar por la continuidad de los procesos de enseñanza con la responsabilidad que le caracteriza, con el fin de aportar al desarrollo local e impactando positivamente en la vida de muchos jóvenes y sus familias.

Desde que este establecimiento se unió a la Red SNA Educa, todo el quehacer educativo se ha orientado a dar cumplimiento a la misión de otorgar formación valórica y profesional de gran nivel a los estudiantes, brindándoles la oportunidad de convertirse en personas íntegras, para desempeñarse exitosamente y ser un gran aporte al desarrollo, tanto de sus familias y de la comunidad, indicó Fernández, agregando que la educación técnico profesional se ha convertido en un factor fundamental para el crecimiento nacional y regional, incluyendo el desarrollo, competitividad y mejorar la calidad de vida de la población.

A lo largo de estos 56 años, el Liceo Industrial de Temuco, cuenta con especialidades como: Electricidad, Electrónica, Mecánica Automotriz, Mecánica Industrial y Gastronomía, además de un gran equipamiento para cada área y una infraestructura eficiente para sus estudiantes, demostrando además, un compromiso intachable y profesionalismo docente que ha superado las dificultades de esta pandemia, dónde además se ha sumado el sobreesfuerzo de los jóvenes, padres y/o apoderados para la formación de sus hijos, los cuales sin duda dejarán una brecha alta para futuras generaciones de la educación técnica chilena y el aporte que entregaran a nuestra sociedad.