Su vida de fiesta se estaría intensificando luego del trágico suceso, según dijeron con preocupación supuestos cercanos al exfutbolista.

Al parecer, no son días fáciles para Ronaldinho Gaucho. El exfutbolista brasileño estaría atravesando por un momento difícil tras el fallecimiento de su madre de 71 años, Miguelina Elói Assis dos Santos, el pasado 20 de febrero a causa del Covid-19.

Según han relatado los medios brasileños, el entorno cercano al jugador estaría preocupado la salud del excrack del PSG, Barcelona y AC Milan.

Aparentemente, «Dinho» habría incrementado notoriamente su ingesta de alcohol. «Todos los días es una fiesta. Ronaldinho comienza a beber por la mañana, vodka, whisky, gin, y solo deja de tomar a la mañana siguiente (…), notamos que ahora es más intenso después de la muerte de su madre», dijo, según el diario deportivo Lance!, un cercano al exjugador, quien pidió mantener su nombre en reserva

Ronaldinho está viviendo en la ciudad de Porto Alegre, se estaría rodeando de gente que no se preocuparía en serio de él. El exfutbolista «tiene un corazón inmenso y se esfuerza por ser generoso con sus amigos», dijo la fuente anónima. «Pero no todos son verdaderos amigos con él, porque no ven que se está haciendo mucho daño a sí mismo».

Otro supuesto cercano relató que “hubo una fiesta de fin de año, y vinieron varios de Río, porque se siente muy solo en ese inmenso lugar”.

La camiseta «49»

Con ya 41 años, el brasileño mantenía una relación estrecha con su mamá, quien, de hecho, fue clave en el crecimiento de su carrera como futbolista.

En 2012, con la llegada de «Dinho» al Atlético Mineiro, club con el que se coronó campeón en la Copa Libertadores, escogió la camiseta con el número «49», que es el año en que nació su madre, mujer que ya padecía cáncer en ese entonces.

Esos mismos dígitos uso en su pasó por el Querétaro, en el fútbol de México.

Ya antes del fallecimiento, la vida del exfutbolista se había complicado. En febrero del 2020 estuvo preso en Paraguay por falsificación de documentos, por lo que enfrentó cinco meses detenido. Se contagió de Covid-19 el pasado mes de octubre y, después,  su madre fue hospitalizada el 21 de diciembre por el mismo virus, que la tuvo dos meses hospitalizada hasta el doloroso desenlace.

Hace seis días, Ronaldinho subió una foto a su Instagram junto a su madre. «Extraño esta sonrisa y este abrazo», escribió.