“¿Me duele la espalda o el riñón?”, es una interrogante difícil de resolver, más aún si no existe una lesión evidente que lo explique.

En primer lugar, debes considerar que en la espalda existe todo tipo de nervios, articulaciones, ligamentos y músculos que pueden irritarse y generar dolor. Asimismo, ciertos órganos como los riñones, también provocan molestias.

Esos órganos se ubican en ambos lados de la columna, justo debajo de la caja torácica, y cuando se bloquean o se inflaman, es posible que produzcan dolores de espalda.

“La mitad del riñón en sí no tiene nervios. Entonces, cada vez que hay dolor en esa área, significa que algo los está estirando y golpeando (cerca de la espalda). Generalmente es algo bastante serio”, advierte Sabitha Rajan, doctora especialista en cuidados y medicina paliativa, a la revista de bienestar Prevention.

Cuando esos casos no se tratan adecuadamente, los riñones inflamados pueden provocar un daño renal, presión arterial alta e incluso insuficiencia orgánica en casos más extremos.

Al diferenciar entre los dos tipos de dolores, debes considerar estos factores: la ubicación y el tipo de sensaciones que estás experimentando.

Ubicación

El dolor de espalda común puede ubicarse en cualquier parte, pero tiende a estar alrededor de la parte inferior de la columna (zona lumbar). Debes considerar que esa área soporta la mayor parte de nuestro peso, siendo más vulnerable a las lesiones, la tensión y la fatiga muscular.

Por otro lado, el dolor de riñón se manifiesta alrededor de la mitad de la espalda y a ambos lados de la columna. “Si extiende la mano y la coloca de forma natural donde está la cintura, podrás sentirlo”, explica la especialista.

Pexels

Tipo de dolor

El dolor de espalda puede variar desde una fuerte sensación de ardor o un malestar continuo. También podrías experimentar entumecimiento u hormigueo en las piernas. Sin embargo, una de las características principales, es que se intensifica o disminuye según cómo te muevas, explica Cheyenne Santiago, Master of science en el ámbito de la enfermería.

En este contexto, puede resultar muy doloroso agacharte o incorporarte tras pasar sentado muchas horas. Esos son signos de que probablemente no sea un problema renal. Asimismo, si crees que te lesionaste, “es posible que puedas presionar directamente sobre el músculo que te causa dolor”, precisa.

Según la especialista, el dolor aparece con mayor frecuencia cuando la espalda está sobrecargada de trabajo, tensa o frecuentemente sometida a una mala postura.

Al igual que en el caso anterior, el dolor de riñón puede variar de leve a severo, pero “es más constante y no cambia independientemente de la posición del cuerpo”, explica Santiago.

Sin embargo, no siempre podrás descubrirlo a través del tacto, especialmente si estás tratando de realizar un examen físico por tu cuenta.

FreePiks

Asimismo, puede ir acompañado de otros síntomas, como sangre en la orina, o que esta tenga una consistencia oscura, turbia o con mal olor. También podrías presentar fiebre, escalofríos o náuseas.

Una de las principales causas de este tipo de dolencias, son los cálculos renales. “Si son piedras muy pequeñas, pueden salir sin dolor”, señala Santiago. “Si son más grandes, el dolor es bastante agudo y tiende a aparecer en oleadas”, añade. Es decir, la molestia empeora cuando el cálculo se mueve.

Una infección del tracto urinario (UTI) también provoca “un dolor sordo y continuo”. “Tienen más probabilidades de causar fiebre, escalofríos y náuseas”, complementa.

¿Cuándo es necesario ir a un médico?

De acuerdo a los especialistas, si el dolor de espalda no desaparece dentro de 6 a 12 semanas, incluso después de los antiinflamatorios, es necesaria la atención primaria. De lo contrario, si experimentas malestar después de un accidente traumático o presentas otros síntomas preocupantes, es primordial recibir tratamiento inmediato.

Si sospechas que tienes un problema renal, también debes recibir atención médica. “Realmente, cualquier persona que tenga síntomas de una infección del tracto urinario o cálculos renales, debe consultar con su especialista para tomar esa determinación”, enfatiza Santiago finalmente.

 

Fuente: biobiochile.cl