UN High Commissioner for Human Rights Michelle Bachelet wears a protective face mask as she attends 2020 World Humanitarian Day, dedicated to recognise humanitarian personnel and those who have lost their lives working for humanitarian causes, at The United Nations offices in Geneva on August 19, 2020. - The United Nations paid tribute to humanitarian workers now battling the COVID-19 pandemic after a year in which they found themselves under greater attack than ever before. (Photo by Fabrice COFFRINI / AFP)

Analizando las condiciones socioculturales que imperaban en el mundo cuando se expandió la pandemia de covid-19 y la respuesta de los gobiernos del mundo, la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU destacó el liderazgo femenino de varios de los países que mejor enfrentaron la crisis sanitaria.

En entrevista con El País, al cierre del Hay Festival de Querétaro 2020, la expresidenta sostuvo que “de los 12 países que mejor enfrentaron la pandemia, nueve están manejados por mujeres”.

En la oportunidad, Bachelet recordó que, así como en otras regiones del mundo, América Latina ya enfrentaba condiciones económicas y sociales de desigualdad, las cuales fueron acentuadas por la pandemia. “El virus afecta a todos por igual en términos de que todos nos podemos infectar, pero el impacto de la infección afecta desproporcionadamente a estos grupos más vulnerables”, explicó.

Aunque no se ha hecho el desglose en la región, indicó, esto afecta en particular a pueblos indígenas, afroamericanos, a la ruralidad “que tiene menos acceso a sistema de salud adecuados”, entre otros grupos sociales.

“La pandemia nos ha mostrado las debilidades institucionales”, sostuvo, añadiendo que “se ha visto que el rol del Estado es central, pero también tiene límites”, por lo que llamó a la colaboración.

Planteó en este sentido que “la pandemia lo que ha demostrado es que la normalidad no es una buena normalidad, que los sistemas económicos no estaban respondiéndole a la mayoría de las sociedades, y los sistemas políticos tampoco”, lo que ya se estaba haciendo manifiesto por los movimientos de protesta que imperaban en varios países.

“Cada país ha mirado por sí mismo, y está bien, los gobernantes tienen que asegurar dar respuesta a su situación sanitaria, yo lo entiendo eso y es lógico, yo he sido ministra de Salud, pero por otro lado cualquier ministro de Salud sabe que no hay virus ni bacteria que respete las fronteras, y que por lo tanto tenemos que trabajar unidos y cooperar”, argumentó.

 

Fuente: biobiochile.cl