El exconcejal argentino Eduardo Trasante (55) fue baleado ayer en el interior de su casa. Los atacantes tocaron el timbre, ingresaron a la propiedad y le dispararon un tiro en la cabeza.

Con toda su familia como testigo, los sicarios actuaron a cara descubierta y demoraron unos seis minutos en ponerle fin a la vida del hombre que era un referente en el pedido de justicia por el Triple crimen de Villa Moreno, en el que asesinaron a uno de sus hijos.

Desde Ciudad Futura, el partido político que conformaba, lo calificaron como “un crimen sin precedentes”.

Los asesinos llegaron a la casa del ex concejal del partido Ciudad Futura y pastor evangelista en la calle San Nicolás al 3600 a plena luz del día, alrededor de las 15.

Según informaron fuentes judiciales a Perfil, Carolina, la esposa de la víctima, abre la puerta y dos desconocidos la empujan. Sin mediar palabra, balean a Trasante delante de sus hijas, una de ellas de dos años.

El hombre recibió un tiro en su mano derecha y otro en la cabeza, que terminó con su vida. Los sicarios se fueron a pie, según se pudo reconstruir hasta el momento, aunque no se descarta que algún vehículo los estuviera esperando en los alrededores de la casa.

Por eso los investigadores secuestraron hoy un Peugeot 308 blanco que fue encontrado abandonado “para peritar y rastrear si se lo ve en las cámaras” próximas a la casa de la víctima.

Además, el fiscal Patricio Saldutti ordenó el relevamiento de 13 cámaras de seguridad de la zona del hecho. Según las fuentes consultadas, los investigadores siguen “diversas líneas en cuanto a la motivación que permanecen en reserva por el momento” y destacaron que la víctima no había radicadas denuncias previas por amenazas.

Ya habían asesinado a familiares de la víctima

La tragedia marcó la vida de Trasante. Dos de sus hijos fueron asesinados en 2012 y 2014, respectivamente. Jeremías tenía 17 años cuando fue baleado junto a otros dos amigos, Claudio “Mono” Suárez (19) y Adrián “Patom” Rodríguez (19) en la madrugada de Año Nuevo hace ocho años. Los tres jóvenes, que militaban en el Movimiento 26 de Junio del Frente Popular Darío Santillán, cayeron víctimas de una ráfaga de ametralladora en la cancha de fútbol de la Asociación Deportiva Oroño, en Villa Moreno, al sur de Rosario.

Por el triple crimen de Villa Moreno, como se lo conoció y hasta se realizó un documental con el caso, fueron condenados Brian “Pescadito” Sprío, Sergio “Quemado” Rodríguez, Daniel “Teletubi” Delgado y Mauricio Palavecino, que recibieron entre 24 y 33 años de prisión.

Estos querían vengar un robo de droga, pero mataron a las personas equivocadas.

Dos años después, la tragedia volvía a alcanzar a la familia. Jairo Natanael era asesinado de un disparo a la salida de un boliche bailable cuando iba en moto junto a un amigo.

Repercusiones

“La gravedad de la situación amerita pedir por el esclarecimiento y justicia”, aseguró este miércoles la concejala Caren Tepp, del frente Ciudad Futura, en una conferencia de prensa en la sede del Concejo Comunal de Rosario en la que participaron distintas fuerzas políticas.

Además reclamó que “el Estado de Santa Fe se haga cargo y responsable de un crimen sin precedentes”.

“Él era una figura pública que siempre luchó por justicia y no por venganza”, aseguró la edil.

En 2017, Trasante encabezó la lista del Frente Ciudad Futura y asumió como concejal. En un debate televisivo exhibió el arma con el que asesinaron a su hijo Jere y dijo: “Este es el principal problema que tiene Rosario. No puede ser que una persona saque un arma así y con total impunidad asesine a un grupo de chicos”.

Afrontar esa problemática lo llevó a involucrarse en política, aunque un año después renunció tras una denuncia en su contra por acoso como parte del “protocolo preventivo de violencia de género” con el que cuenta el partido.

Por su parte, el diputado provincial Carlos Del Frade sostuvo que “acá hay dos tipos que están desquiciados, Cantero y Alvarado, y desde adentro de la cárcel se siguen peleando por el negocio grande del narcotráfico.

Han juramentado tirar un muerto cada día para que se empioje la política y se saque de lado las mafias de las fuerzas de seguridad”.

Descartó que el crimen de Trasante esté relacionado con las causas vinculadas con los asesinatos de sus hijos. “Acá no hay venganza, esto es un mensaje político mafioso, es para que no se desarticulen los enormes mercados de armas que hay, el narcotráfico y el lavado de dinero”, sostuvo a Radio 2 de Rosario.

“No lo puedo creer, no tengo palabras ni aliento para pensar que todo esto es una mentira, que es un sueño. No puedo creer que tenga que estar escribiéndote esto a vos papi, eras lo mejor, dabas luz a las vidas de todos”, escribió en las redes sociales uno de sus hijos.

“Dame fuerzas porque ya se me acabaron todas las ganas de seguir adelante”, añadió.

Otra vez la tragedia envolvió a la familia Trasante. Esta vez, fue su cara más reconocida la que se sumó a la lista de crímenes que acumula Rosario, que en los primeros seis meses del año superó la barrera de los cien asesinatos.

 

Fuente: biobiochile.cl