El machi Celestino Córdova, condenado por el asesinato del matrimonio Luchsinger-Mackay, cumple este lunes 70 días en huelga  de hambre, exigiendo -junto a otros comuneros mapuche- que se aplique el Convenio 169 y se le permita cumplir la pena en su domicilio.

La Corte de Apelaciones de Temuco acogió la semana pasada un recurso de protección de Gendarmería y autorizó alimentar por la fuerza a los huelguistas.

El recurso se presentó a raíz del delicado estado de salud en el que se encuentran los nueve internos indígenas en las cárceles de Angol y Temuco, en La Araucanía, quienes están procesados -y algunos condenados- por hechos de violencia rural.

“Hemos estado en conversaciones con el ministro de Justicia (Hernán Larraín). Ellos pueden sacar a nuestros hermanos hasta un centro hospitalario y hacer alimentación forzosa, (pero) creemos que eso no corresponde. No nos parece, pues con esta acción no se llama al diálogo y a la paz que tanto pregonan”, dijo Giovana Tafilo, una de las voceras de los huelguistas.

Abogados de los indígenas están tratando de revertir la medida judicial, pues consideran que alimentarlos forzosamente podría provocar un efecto contraproducente y deteriorar aún más su situación de salud.

 

Fuente: cooperativa.cl