La mascarilla es y será por un largo periodo un accesorio obligatorio para todos, principalmente cuando comience el desconfinamiento y queramos evitar una nueva ola de contagios.

Sin embargo, muchas personas se quejan por las heridas que dejan en su rostro a raíz de su prolongado uso, así como por las dificultades al respirar cuando éstas son utilizadas durante varias horas.

En estos problemas pensaron los empresarios chilenos que se propusieron crear una “mascarilla del futuro”, que cuenta con un pequeño respirador que se puede utilizar por largos periodos de tiempo y que resuelve las dificultades habituales de estos utensilios.

Se trata del “Respirador MCu”, que brinda protección contra virus, bacterias y hongos, y que se puede utilizar “sin problemas durante todo el día, en ambientes infectados o de alto riesgo, gracias a la incorporación de un aditivo antimicrobiano basado en cobre y nanotecnología”.

La mascarilla fue elaborada en base a TPE hipoalergénico. “Además, al ser reutilizable y reciclable, es amigable con el medio ambiente. También incorpora una válvula de exhalación que evita la condensación y la acumulación de calor, ofreciendo una sensación de mayor frescura al usuario. Su vida útil es de 5 años desde la fecha de fabricación en envase cerrado”, se lee en su descripción.

Características

“Nuestro respirador de medio rostro está desarrollado en Chile, es de probada eficacia y brinda protección continua, contra los microroganismos que se depositan en su superficie. Elegimos el cobre porque es el único material que está certificado por el EPA (Enviromental Protection Agency), como agente antimicrobiano y presenta mayor eficacia contra microorganismos que no se ven afectados por otros agentes antimicrobianos, reduciendo la probabilidad de contagio de enfermedades”, explica Giovaninno Baselli, representante de Bacuplast, empresa detrás de esta mascarilla.

“Al entrar en contacto con la superficie de nuestro respirador, estos microorganismos sufren un daño irreparable en su membrana y estructura celular, lo que conlleva a su destrucción. Además, el uso de nanotecnología permite la acción controlada y prolongada del agente antimicrobiano, asegurando una protección eficiente y duradera en el tiempo del respirador”, añade.

Cedida
Cedida

Baselli agrega que, aún cuando es altamente efectiva, junto con la mascarilla entregan un manual de instrucciones para poder limpiarla diariamente, separando todos sus componentes. El proceso se debe realizar una vez al día o después de un uso prolongado.

“Pensamos en todos aquellos que deben estar más expuestos que otros al contagio y que además deben utilizarla durante periodos prolongados, como los encargados de Delivery, conductores de buses del Transantiago, taxistas y aquellos trabajadores que a diario deben transitar en locomoción colectiva. Es una opción segura y cuyo uso se puede masificar cuando comience el desconfinamiento, y más personas salgan a la calle a trabajar, hacer deportes y que deban contar con este respirador”, contó Baselli.

El precio de la mascarilla fluctúa entre los $15.000 y $20.000, según cada distribuidor. Los interesados en recibir más detalles de esta deben escribir al correo contacto@bacuplast.cl, o visitar el siguiente enlace.

 

Fuente: biobiochile.cl