Hace exactamente un año, Chile saltaba al césped del Roazhon Park de Rennes, para debutar ante Suecia por la Copa Mundial Femenina de Francia 2019, cayendo por un ajustado 2-0.

La “Roja Femenina” compartió el Grupo F con las suecas, que finalizaron en el tercer lugar del torneo, además de Tailandia y el campeón Estados Unidos.

Este se transformó en un hito para el fútbol femenino nacional, que por primera vez clasificaba a un mundial adulto de la categoría, luego de ser subcampeonas en la Copa América 2018.

Carla Guerrero, quien superó un corte de ligamento cruzado para ser titular ante las suecas, recordó que “fue un partido muy lindo. Estábamos muy ansiosas, porque el Mundial ya había comenzado y habíamos visto la inauguración”.

“Recuerdo que, yendo hacia el bus, mi familia me estaba esperando afuera del hotel. Yo no lo sabía y al ver a mi papá, nos abrazamos y lloramos. Ir hacia ese partido fue muy emocionante”, agregó.

Sobre el cotejo, relató que “fue un partido increíble, estuvimos muy bien paradas. En un momento, me doblé la rodilla y me dio bastante susto, pero vino el doctor y me dijo que estaba todo bien…”.

“Íbamos muy bien, hasta que sonó el relámpago y el partido tuvo que detenerse. La intensidad, de todas maneras, ya la teníamos. Fue un poco frustrante que nos hicieran dos goles en esos últimos minutos. ¡Maldita lluvia!, pero dentro de todo se hizo muy bien”, sostuvo.

Por su parte, la defensora Javiera Toro recordó que “fue demasiado especial. Era algo histórico para el país y para nuestro fútbol”.

Sobre el debut, reconoció que “sentía nervios, pero más de adrenalina que de cualquier otra cosa. Ellas tenían jugadoras muy talentosas y muy fuertes físicamente”.

“En la segunda parte, logramos mantenerlas a raya, hasta que llegó la tormenta, pese a lo cual seguimos con el mismo enfoque. Después de la suspensión, en dos jugadas puntuales y en los últimos minutos nos ganaron el partido. De todas maneras, dejamos una muy buena impresión”, sentenció Toro.

 

Fuente: biobiochile.cl