Un científico que se dedicaba a investigar el coronavirus fue asesinado en su casa la noche del sábado en la ciudad de Ross en Pensilvania, Estados Unidos, en un crimen que está siendo investigado por la policía.

Se trata de Bing Liu de 38 años, quien se desempeñaba como profesor asistente de la Universidad de Pittsburgh y que fue hallado muerto en su casa con un disparo en la cabeza, que habría sido ejecutado por un hombre que posteriormente se suicidó, consigna el portal Infobae.

Aunque no se conocen los motivos del ataque,
 el detective Brian Kohlhepp dijo que Bing Liu conocía a su presunto victimario, identificado como Hao Gu de 46 años y quien se suicidó en su automóvil, a unas cuadras de la casa de la víctima.

Kohlhepp indicó a los medios que hay “cero indicios de que se le eligiera porque él (Liu) era chino”, pero que no están claros los motivos del ataque.

Liu trabajaba como profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y las últimas semanas había centrado su investigación en el SARS-CoV-2 y estaba cerca de encontrar hallazgos muy importantes, indicaron desde el centro de estudios.

“Bing estaba a punto de hacer hallazgos muy significativos para comprender los mecanismos celulares que subyacen a la infección por SARS-CoV-2 
y la base celular de las siguientes complicaciones”, sostuvieron en comunicado.

“Haremos un esfuerzo para completar lo que comenzó en un esfuerzo por rendir homenaje a su excelencia científica”, agregó el centro de estudios en una nota posterior.

El fallecido científico tenía un doctorado en ciencias computacionales de la Universidad Nacional de Singapur y centraba sus investigaciones en la biología de sistemas, contando con más de 30 trabajos de investigación.

 

Fuente: biobiochile.cl